NOTICIA

18 Jun Duriber opta por utilizar placas Pi en el montaje de su nave

La empresa de jamones Duriber, perteneciente a una de las grandes empresas del sector porcino como es Vall Companys, amplía su almacén logístico con placas Pi, una alternativa a la placa alveolar mucho más versátil y adaptable

Duriber es una empresa especializada en la producción y comercio al por mayor de carne y productos cárnicos, principalmente elaborados de cerdo ibérico y jamones curados. Con sede en Alcorcón (Madrid), comercializa sus productos a varios países europeos, de oriente y de latinoamérica.

La empresa, que ya contaba con una nave industrial, ha encargado una ampliación de su almacén logístico de jamones. A partir de la nave antigua, en una primera fase Pujol desmontó las paredes existentes y suministró nuevas paredes, así como los pilares y la cubierta. Ahora mismo la nave en total ocupa 1.800 m² y cuenta con dos plantas.

En una segunda fase, a partir de una estructura metálica, se han instalado forjados de placas Pi (conocidas también como placas TT o placas doble “T”), un elemento prefabricado de hormigón que permite una solución estética más adaptable que la placa alveolar o los forjados planos, ya que es un sistema autoportante y ligero que permite que la ejecución de la obra sea más ágil.

La opción de usar placas Pi se buscó con el fin de que, a posteriori, se pueda tener más versatilidad para abrir instalaciones, es decir, que se puedan realizar perforaciones para abrir huecos allá donde se desee.