OBSESIONADOS POR EL TRABAJO BIEN HECHO

QUIÉNES SOMOS PUJOL. UNA FORMA DE SER, UNA FORMA DE HACER

Desde sus orígenes, nuestra empresa es el resultado del trabajo y el esfuerzo conjunto de las personas que hemos empujado en una misma dirección, compartiendo objetivos y dando lo mejor de nosotros mismos, cualquiera que sea el reto o la situación en superar.

NUESTRAS CREDENCIALES

#1
AUTOEXIGENCIA Y COMPROMISO
Asumimos la responsabilidad al máximo y lo aplicamos con obsesión en todo lo que hacemos y nos proponemos
#2
CREATIVIDAD Y PERSEVERANCIA
Replanteemos en hormigón cualquier proyecto, aconsejando la mejor solución con rigor y con los pies en el suelo
#3
CAPACIDAD Y ESFUERZO
Invertimos en talento y tecnología, por eso contamos con el equipo más sofisticado y valioso: las personas
#4
SOLVENCIA, GENTE DE PALABRA
Seriedad, profesionalidad e implicación. Trabajo, dedicación y trabajo bien hecho. Puntualidad, eficacia y garantía

DÓNDE ESTAMOS NUESTRA PRESENCIA

Pujol está integrado por 17 centros productivos, almacenes y oficinas repartidos entre el territorio español y el Reino Unido.

SEDE CENTRAL

OTROS CENTROS PRODUCTIVOS, ALMACENES Y OFICINAS

Prefabricats Pujol, SA Plaça de l'Esport 1, 25230, Mollerussa, Lleida T. 973 60 11 00 F. 973 60 33 66 Lat. 41.618222 Long. 0.890139

HISTORIA HACIENDO MARCA DESDE 1942

Con el tiempo, los procesos y los sistemas van cambiando. Las personas y los equipos también. En Pujol, sin embargo, hay cosas que no cambian nunca: la perseverancia y la reinvención constantes.

  • LOS PUJOL GORNÉ, UNIDOS POR EL CANAL D’URGELL

    La historia de Pujol va ligada al concepto de construcción. Sus fundadores son el matrimonio formado por el señor Miquel Pujol Oliva y la señora Mercè Gorné Gasset. Cuando ambos eran muy pequeños, sus familias se trasladaron de la comarca de La Noguera a Mollerussa porque estaban trabajando en la construcción del Canal d’Urgell.

    La abuela Victòria, madre de la señora Mercè, dio a su hija y a su yerno los ahorros que consiguió engordando y vendiendo doce cerdos. Con este dinero, la señora Mercè compró un terreno donde, posteriormente, el matrimonio trasladó la fábrica.

    El primer encargo que tuvieron la señora Mercè y el señor Miquel fue la fabricación de tubos de hormigón para el alcantarillado de Mollerussa. Él dirigía la fabricación y ella se encargaba de los pedidos y las cuentas.

    • La señora Mercè Gorné y el señor Miquel Pujol

    • La abuela Victòria

    • La señora Mercè en la portería de la Casa Canal de Mollerussa

    • Años después, la familia abrió un negocio de mosaicos y piedra artificial

    • En la entrada se podía ver una pequeña exposición de materiales de aquella época

  • 1940
    DONDE TODO EMPIEZA

    1942. Nace Prefabricats Pujol en Mollerussa

    Una plantilla de cuatro trabajadores empieza a fabricar tubos de hormigón con masa. Tres años más tarde se adquiere una prensa que permitirá la elaboración de mosaico hidráulico.

    La familia también había crecido con el nacimiento de los cuatro hijos: Josep Mª, Ramon, Àngel y Mª Mercè.

    • La fachada de la fábrica de tubos

    • La fábrica de tubos desde el otro lado de carretera

    • Los primeros trabajadores de la fábrica de tubos (exterior)

    • Los primeros trabajadores de la fábrica de tubos (interior)

    • Tubos de hormigón

    • Trabajando en el montaje de cerchas

  • 1950
    LA COMUNIDAD GENERAL DE LOS REGANTES DEL CANAL D’URGELL

    1955. “Tuberías Centritub, hasta el agua las prefiere”

    La instalación de riego en toda el área de influencia del Canal impulsó el crecimiento de la empresa. La fabricación de los tubos se había mecanizado mediante una centrifugadora de hormigón que, además de incrementar la producción, daba al producto más compactación. También se contaba con una prensa más para hacer mosaico.

    • Anuncio de "Casa Pujol" en la prensa

    • La fábrica de tubos en los años 50

    • Los trabajadores demostrando la carga que soportan los tubos prefabricados

    • La baldosa corporativa de "Mosaicos Pujol" y la trepa con la que se realizaban

    • Muestrario de las baldosas hidráulicas que se fabricaban los años 50

  • 1960
    DECISIONES VALIENTES PARA EL FUTURO

    1960. La fábrica de viguetas, una decisión clave

    Consolidada la producción (en calidad y cantidades importantes) de tubos y mosaico, así como la de otras piezas de hormigón y nuevos productos a base de piedra artificial, se toma una decisión clave para el futuro de Pujol: la construcción de una fábrica dedicada a la producción de viguetas de hormigón pretensado.

    1965. La segunda generación se incorpora a la empresa. El impulso hacia Grupo.

    Àngel, tercer hijo del matrimonio, entra en el negocio familiar ayudando en las tareas de producción. Él será quien se ocupará de esta área de la empresa.

    Josep Mª, el hermano mayor, se añade pocos meses después una vez finaliza sus estudios de Aparejador en Barcelona. Él se centrará en los aspectos técnicos y de organización.

    En 1969, justo en el momento en el que la empresa tomaba el impulso que la proyectaría hacia el dimensionamiento actual, muere Mercè Gorné, cofundadora del Grupo.

    • Vista aérea de la Fábrica 1 en los años 60

    • Àngel Pujol trabajando con vigas de hormigón

    • Las primeras oficinas en la Fábrica 1

    • Central de hormigón de la Fábrica 1

    • Un camión de Pujol transportando cerchas

    • Algunos de los trabajadores haciendo contrapeso en la grúa

    • Pujol en la Feria de Sant Josep de Mollerussa

  • 1970
    DÉCADA DE CRECIMIENTO

    A principios de los años setenta, la empresa se consolida bajo la marca de Prefabricats Pujol.

    Se organiza una oficina técnica importante y se sientan las bases para constituir una formación empresarial que englobe nuevos sectores en el campo de los prefabricados de hormigón.

    1972. Nace Gercusa, empresa del Grupo dedicada a la elaboración de chatarra para la construcción.

    1975. Se funda Lecsa, empresa de montajes del Grupo.

    1977-1978. Dos empresas: Aguiló de Lleida (pionera en la técnica del hormigón pretensado) y Brugent de Reus (dedicada a la fabricación de bloques de hormigón) entran a formar parte del Grupo. Hoy son parte de Pujol Elements, división de la firma dedicada a la distribución de materiales para la construcción.

    1979. Se inaugura en Barcelona una oficina técnica y comercial del Grupo.

    • Vista aérea de la Fábrica 2 de Mollerussa

    • Interior de la Fábrica 2 de Mollerussa

    • Gercusa

    • Stand de Tumsa-Gercusa-Pujol en la Feria de Sant Josep de Mollerussa

    • Producción de tubos de hormigón de Tumsa

    • Foto de grupo de los trabajadores de montajes

    • Los trabajadores durante el montaje de estructuras con vigas

    • Vista aérea de Aguiló-Pujol

    • Exterior de Aguiló-Pujol

    • Vista aérea de Brugent, en Reus (Tarragona)

  • 1980
    EL GRAN PREFABRICADO Y LOS PLANES DE FUTURO

    Con la adquisición de una fábrica de viguetas y otras estructuras de prefabricado para granjas y naves industriales en Bellpuig, se llega a triplicar la producción de vigueta y obra una nueva línea de producción de piezas y estructuras.

    En este punto, Pujol dispone de 400.000 m² de terreno urbanizado industrial.

    1984-1985. Se constituye Asepsa, empresa encargada de prestar todos los servicios técnicos, comerciales y administrativos al resto de empresas del Grupo.

    Se adquieren dos fábricas de viguetas más: Fetra (El Vendrell, Tarragona) y Arquimat (Vilagrassa, Lleida).

    1987. Pujol inicia la construcción de las instalaciones que le permitirán incrementar la producción de edificación industrial y competir en el mercado del prefabricado para obra pública.

    1989. Muere Miquel Pujol, cofundador del Grupo, con la satisfacción de haber visto realizado su sueño y el orgullo de saber que sus dos hijos, ya en el frente de la organización, y junto con un gran equipo humano, serán capaces de dar continuidad a su labor y llevar al Grupo a superar nuevos retos.

    • La fábrica de Bellpuig

    • Interior de la nave de Bellpuig

    • El terreno urbanizado de Pujol en Mollerussa en los años 80

    • Zona de trabajo de la Fábrica 3 de Mollerussa

    • Detalle de la prensa de la Fábrica 3 de Mollerussa

    • La nave de la Fábrica 4 de Mollerussa

    • Detalle de obra pública de la Fábrica 4 de Mollerussa

    • Vista aérea de Fetra, en El Vendrell (Tarragona)

    • La fábrica Arquimat, en Vilagrassa (Lleida)

    • Exterior de las oficinas centrales de Mollerussa (años 80)

    • Interior de las oficinas centrales de Mollerussa (años 80)

    • Interior de las oficinas centrales de Mollerussa (años 80)

  • 1990
    DÉCADA DE CONSOLIDACIÓN

    1990. El Grupo adquiere dos plantas de producción más: una dedicada a la fabricación de terrazo y vigueta armada en Estepona (Málaga) y la otra a la elaboración de elementos de pequeño prefabricado vibroprensado en Amposta (Tarragona) llamada Delta.

    1991. Pujol abre en Madrid la segunda oficina técnica y comercial fuera de Mollerussa.

    1994. El Grupo adquiere Graus Terratzos i Paviments, la empresa más grande del país en fabricación de terrazo.

    1995. Se funda Coltrapesa, a empresa de transportes del Grupo con una flota de vehículos preparados para atender las necesidades logísticas de traslado de todos los elementos que fabrica Pujol.

    1996. Se adquiere una fábrica de viguetas en Vinaròs (Castellón) y se entra en la participación social de la empresa CM Solsonés, productora de gran prefabricado con sede en Solsona (Lleida).

    1997. Se crea Pujol Industrial, una fábrica en Maqueda (Toledo) dedicada a los prefabricados de naves y obra pública que cuenta con oficinas propias y con terrenos suficientes para la posterior ampliación con nuevas naves para la producción.

    1998. Comienza a gestarse el proyecto Ferrofet Catalana, un taller de chatarra para dar empleo especialmente a mujeres. Sigue un modelo de trabajo comprometido con el territorio y la conciliación familiar y laboral, mediante la organización de la producción en turnos de cuatro horas. Es una iniciativa singular de la que sentimos especial orgullo, pues ha recibido varios reconocimientos y se ha convertido en caso de estudio en diversas escuelas de negocios.

    Se abren dos fábricas de placa alveolar: una en las instalaciones de Mollerussa y Prehorvinor (Fuenmayor, La Rioja). También se adquiere una fábrica de prefabricados vibrocomprimidos en Piera (Barcelona).

    • Vista aérea de la fábrica de Estepona (Málaga)

    • Vista aérea de Delta, en Amposta (Tarragona)

    • Vista aérea de Graus Terratzos i Paviments, en Mollerussa

    • Camión de Coltrapesa transportando una viga para la carretera de Montserrat

    • Camión de Coltrapesa transportando una viga por el centro de Mollerussa

    • Vista aérea de la fábrica de Vinaroz (Castellón)

    • Vista aérea de CM Solsonès, en Solsona (Lleida)

    • Vista aérea de Pujol Industrial, en Maqueda (Toledo)

    • Vista aérea de Ferrofet

    • Vista aérea de Prehorvinor, en Fuenmayor (La Rioja)

    • Vista aérea de la fábrica de Piera (Barcelona)

  • 2000
    LLEGA LA TERCERA GENERACIÓN: PUJOL 3.0

    2000. Jordi Pujol Torrent y Miquel Pujol Oliva, hijos respectivos de Josep Mª y Àngel, se incorporan a la sede central de Mollerussa, desarrollando diferentes tareas y responsabilidades de gestión y producción.

    2001. Se funda Romà Catalana d’Àrids, una sociedad participada por el Grupo Pujol y Àrids Romà que se dedica a la extracción y el tratamiento de áridos de sus propias canteras. Actualmente, esta empresa es íntegramente propiedad del Grupo y opera bajo el nombre de Catalana d’Àrids i Formigons.

    2002. Se invierte en la compra de 120 hectáreas en el término de Les Borges Blanques (Lleida) con el objetivo de construir las fábricas que produzcan los elementos de las nuevas secciones de edificación industrial, obra pública y casas prefabricadas.

    2002. El GEC (Grupo de Entidades Catalanas para la Familia) concede a Pujol el Premio “Família d’Acció Social Familiar” reconociendo su labor por la conciliación de la vida laboral y familiar, gracias a la apuesta de Pujol para la promoción del trabajo femenino y los horarios a tiempo parcial.

    2004. El Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos y de Ingenieros de la Edificación distingue la trayectoria del Grupo con el Premio “Catalunya Construcció”.

    2005. Pujol levanta el molino para elaborar cemento en el parque empresarial de Les Borges Blanques, dando lugar a una nueva empresa: Ciments Terraferma.

    2005. Pujol recibe la Medalla “Ildefons Cerdà” que otorga el Colegio Oficial de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos.

    2006. La inversión con nuevos equipamientos industriales en Piera y en Amposta permite doblar la capacidad de producción de pequeño elemento prefabricado.

    2007. Se adquiere EEPSA, otra fábrica de viguetas pretensadas situada en Sant Fruitós de Bages (Barcelona).

    • Exterior de las oficinas centrales de Mollerussa (año 2000)

    • La planta de Catalana d'Àrids i Formigons

    • La planta de Catalana d'Àrids i Formigons

    • Maquinaria de la planta de áridos, en Arbeca

    • Terrenos de aproximadamente 120 hectáreas en Les Borges Blanques

    • Vista aérea de la fábrica de Les Borges Blanques (Lleida)

    • Pujol recibe el Premio "Familia" en reconocimiento a Ferrofet

    • Vista aérea de Ciments Terraferma

    • El molino de cemento de Ciments Terraferma

    • Vista aérea de EEPSA, en Sant Fruitós de Bages (Barcelona)

  • 2009
    EMPIEZA LA INTERNACIONALIZACIÓN

    2009. La visión y Dirección de la nueva generación Pujol empieza a enfocar la internacionalización del Grupo, que se inicia con la adquisición de la fábrica Treanor-Pujol en Leeds (West Yorkshire, Reino Unido).

    2009. El Gobierno de la Generalitat de Catalunya concede la “Creu de Sant Jordi” a Josep Mª Pujol en reconocimiento a la trayectoria empresarial de Pujol y todo lo que ha supuesto hacia el progreso social y económico de las comarcas de Ponent.

    • Vista aérea de la fábrica de Leeds (Inglaterra)

    • El cartel de bienvenida a la fábrica

    • El patio de vigas de las instalaciones de Treanor-Pujol

    • El Presidente José Montilla hace entrega de la Creu de Sant Jordi a Josep Mª Pujol

  • 2010
    AFRONTANDO LA CRISIS

    2011. Pujol inaugura sus nuevas oficinas en Barcelona, ??situadas en el Distrito Tecnológico 22@

    2015. Un ataque al corazón inesperado se lleva a Àngel Pujol, quien junto a su hermano Josep Mª había hecho posible todo el desarrollo de la firma. Àngel tenía dos otras pasiones: el deporte y la solidaridad. Apoyaba equipos con los que se sentía vinculado y entregó sus últimos años de vida a los proyectos humanitarios del misionero Padre Ángel Olaran, hasta el punto que en 2005 constituyó la Fundació Centre d’Iniciatives Solidàries para ayudar a los niños huérfanos de la misión en Wukro (Etiopía), donde iba varias veces al año.

    2015. Se crea Pujol Elements, división que engloba las actividades de distribución de materiales para la construcción y de hormigón.

    2016. Hormigón en masa para obra. Pujol pone en marcha tres nuevas plantas de hormigón en Mollerussa, Les Borges Blanques y Lleida para el suministro y la venta de este material a constructores y particulares.

    • Oficinas de Pujol en Barcelona

    • Àngel Pujol en una de las primeras visitas a Etiopía de la Fundació Centre d'Iniciatives Solidàries

    • Cuba durante el proceso de carga de hormigón

  • 2017
    75 Aniversario

    2017. Pujol llega a su 75 aniversario. ¡Por muchos años más!

    • Logotipo del 75 aniversario

    • El momento de la cena durante la Fiesta del 75 aniversario

    • La familia Pujol premia a los trabajadores con más antigüedad de la empresa, ahora ya jubilados

OTROS ÁMBITOS DE NEGOCIO INVERTIMOS EN SALUD

Situándonos en el contexto histórico de los años 90, nos dimos cuenta de que un número significativo de vecinos de las comarcas del Pla d’Urgell y sus alrededores tenían que viajar fuera para recibir una asistencia médica de calidad.

Viendo esta carencia, surge la voluntad de facilitar tal asistencia tanto a los trabajadores del Grup Pujol como a sus familias y al resto de población. Es así como en 1990 Pujol se introduce en el sector de la salud y pone en marcha el Centre Mèdic Pla d’Urgell en Mollerussa.

Años después, en 2007, Pujol inaugura Avantmèdic en Lleida. Sus instalaciones están dotadas de la tecnología más avanzada y, entre otros servicios, cuentan con consultas médicas, laboratorio de análisis clínicos, área de diagnóstico por la imagen y quirófano para cirugía mayor ambulatoria. Su equipo de médicos especialistas y personal clínico y de atención al cliente han convertido a Avantmèdic en el centro con más oferta de servicios médicos especializados para la atención global de la ciudad de Lleida y comarcas y, por tanto, en un referente de la medicina especializada privada de Ponent.

RESPONSABILIDAD SOCIAL CORPORATIVA (RSC) SOMOS COMPROMETIDOS

FUNDACIÓ PUJOL GORNÉ

Queremos lo mejor para los nuestros

Pujol aporta anualmente un porcentaje de sus beneficios y destina personal propio en la Fundació Pujol Gorné, que nace en 2003 con el objetivo de apoyar y mejorar el bienestar de todos los trabajadores y sus familiares, desde que empiezan en la empresa hasta más allá de su jubilación.

Abierta a apoyar en cualquier circunstancia que, de forma relevante, pueda afectar a los trabajadores, actúa especialmente ante cuestiones económicas, de salud o de educación. Entre otras funciones, la Fundación es un instrumento de actuación para llevar a cabo iniciativas lúdicas y sociales orientadas a propiciar momentos de convivencia fuera del ámbito laboral o para velar y trabajar por la integración de los recién llegados.

CENTRE D’INICIATIVES SOLIDÀRIES ÁNGEL OLARAN

El legado más humanitario de Àngel Pujol

En 2009, Ángel Pujol funda el Centre d’Iniciatives Solidàries Ángel Olaran. Esta Fundación trabaja para dar asistencia y desarrollar proyectos relacionados con la ayuda humanitaria, sanitaria, social o educativa en Wukro, en la zona del Tigray (Etiopía). Al frente está el misionero vasco Ángel Olaran, de la St. Mary’s Institution.

Pujol es colaborador permanente en todos los aspectos: aportaciones económicas y materiales, voluntariado para organización de eventos para captar nuevos socios y fondos, etc. Forma parte del Patronato que actualmente preside Josep Mª Pujol.

PATROCINIO Y MECENAZGO

Compartimos valores

Somos más que receptivos con la promoción de la cultura, la educación, la innovación y el deporte. Siguiendo nuestra filosofía de empresa, hemos colaborado en la consecución de diferentes proyectos o iniciativas organizadas por entidades con las que compartimos los mismos valores o bien con personas de las regiones donde Pujol tiene presencia.

En el apartado de “Noticias” se pueden encontrar algunas de las últimas noticias relacionadas con los eventos de patrocinio con los que colaboramos.

EL CASO FERROFET

Riqueza para el territorio y su gente

El caso Ferrofet es una experiencia empresarial singular en la que conviven exitosamente los objetivos de cualquier negocio y las particularidades de una iniciativa comprometida con el territorio y la conciliación laboral-familiar.

La misión de Ferrofet Catalana es la confección de armaduras de acero corrugado que, una vez llenadas de hormigón, se convertirán en una viga puente, en un pilar o en una jácena.

CONTEXTO SOCIOECONÓMICO (1998)

Después de los Juegos Olímpicos de Barcelona’92, Pujol se empezaba a recuperar de la crisis económica y necesitaba impulsar el crecimiento de la empresa.

Mollerussa había sufrido una significativa transformación iniciada en la anterior década, pasando de ser una ciudad agrícola a convertirse en una de industrial y de servicios. La comarca era heredera de una tradición agraria que la configuraba como una zona rural. En términos de empleo, el territorio gozaba del nivel más bajo de desempleo estructural de Cataluña.

La mano de obra disponible era casi toda autóctona o proveniente de la ola inmigratoria de los años 50 y 60, ya que la que se generó a principios de los 90 aún no había llegado al Pla. Con el nuevo periodo de bonanza económica que empezaba, era previsible recibir esta segunda ola.

PERSIGUIENDO LOS SUEÑOS

Constatado el factor crítico de la mano de obra y apostando firmemente por la “no deslocalización”, se optó por elaborar un estudio socioeconómico de la comarca conjuntamente con el Patronato de Promoción Económica de la Diputación de Lleida y el sindicato UGT.

Los resultados indicaron dos colectivos del territorio como potenciales proveedores de mano de obra: los agricultores y las mujeres.

INSPIRACIÓN

Los campesinos, fuera de la época de cosecha, podían dedicar tiempo al trabajo en la industria. Esto, sin embargo, no solucionaba las necesidades de Ferrofet, ya que las puntas de producción coincidían con la campaña de recolección. Hacía falta más gente.

A través de pregones y llamadas por los pueblos se pidieron personas dispuestas a trabajar media jornada. En apenas dos semanas, la respuesta fue reveladora: 300 mujeres estaban interesadas. Aquello era la pista definitiva. ¿Y si el crecimiento de Ferrofet debía enfocarse basándolo en la mano de obra femenina? Era el momento de rediseñar un proyecto apasionante, aún más comprometido con la comarca.

Estábamos frente a unas mujeres que tenían que atender otras responsabilidades pero que nos habían manifestado que deseaban realizarse en un trabajo propio y contribuir a la economía de la casa. La mayoría de ellas tenían trabajos dentro del círculo familiar y no eran remuneradas; otras, realizaban pequeñas tareas puntuales o esporádicas en comercios o servicios. Ferrofet representaba una oportunidad laboral para ellas, pero les teníamos que ofrecer unas condiciones laborales que les permitieran compaginar el trabajo con sus otras ocupaciones.

LA FUERZA EN MANOS DE LAS MUJERES

El proceso de fabricación de las armaduras se basa en el cortado y moldeado de barras de hierro mediante maquinaria y el posterior atado y soldadura con utillaje manual, siguiendo las indicaciones de un plano facilitado por la Oficina Técnica.

Todo el equipamiento de producción se ideó y adaptó a las características físicas de las personas que potencialmente tenían que trabajar en Ferrofet: elementos de elevación para evitar el uso de la fuerza, útiles para sustituir las duras tenazas, pistolas hidráulicas de más fácil manejo, equipos de soldadura suspendidos del techo para no tener que arrastrarlos, etc.

ORGANIZACIÓN PARA LA PRODUCTIVIDAD Y LA CONCILIACIÓN

Contábamos con mujeres de todas las edades dispuestas a trabajar diariamente una parte de la jornada. Había que organizarse teniendo en cuenta dos premisas: el tiempo de dedicación del personal y el funcionamiento de la fábrica.

Había tres turnos de 4 horas:

  • El primero, de 9 a 13h
  • El segundo, de 13 a 17h
  • El tercero, de 17 a 21h

SELECCIÓN, FORMACIÓN Y PUESTA EN MARCHA

Una vez escogidas las candidatas, comenzó la formación de las primeras trabajadoras. Siguiendo un programa propio a cargo de la empresa, se daba la formación y la información necesaria para confirmar la capacitación de las mujeres en el futuro puesto de trabajo. Se impartían clases de teoría, práctica y de seguridad e higiene en el trabajo (esta última, propuesta por la Generalitat).

En febrero de 1999 se incorporaban las primeras 20 mujeres y se llegó a integrar una plantilla de 230. A finales de 2002, la gestión de la producción estaba llevada exclusivamente por mujeres.

SINGULARIDADES DENTRO DE LA SINGULARIDAD
Marco legal

En aquellos momentos ningún modelo de contratación preveía la operativa laboral de la iniciativa, por lo que fue necesario crear el contrato a tiempo parcial, indefinido, fijo y discontinuo, un contrato nuevo y específico que se utilizó por primera vez en Ferrofet. Éste, contemplaba que, si en un momento determinado no había trabajo suficiente, se podía suspender el contrato sin extinguirlo.

Cinco minutos y libre elección de turno

Hay dos detalles que pueden ayudar a las trabajadoras a organizarse y poder atender otras necesidades. Uno es que los relojes de la fábrica están avanzados cinco minutos para facilitar que las madres recojan a sus hijos a la escuela puntualmente. El otro, que las trabajadoras tienen la posibilidad de elegir su turno de trabajo.

La Nave Escuela

Es una nave donde se hace formación al personal de forma continuada. Se elaboran las piezas nuevas que se incorporan al catálogo de productos y/o se reciclan para ocupar otra posición, para interpretar un tipo de plano determinado o para aprender el uso de un utensilio de trabajo.

En la formación se han implicado las mismas trabajadoras aprovechando sus competencias. Al principio, el profesor era un antiguo ferrallista. Más adelante, se sumó una de las primeras mujeres del equipo de Ferrofet, que era maestra y pedagoga y ayudó a definir el proceso de formación que debían seguir las ferrallistas y participó en la elaboración de un manual.

RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS

Ferrofet se ha convertido en un caso de estudio en Escuelas de Negocios y ha generado el interés de programas de televisión como, por ejemplo, el 30 minuts de TV3.

Nos sentimos muy orgullosos de:

  • Ser la única empresa mencionada en el Llibre Blanc de la Comissió Europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo
  • Haber obtenido el “Premi a la Responsabilitat Social de les Empreses” (Dublín, 2003)

Las instituciones del país han reconocido Ferrofet con:

  • Premio a la Innovación, otorgado por el Departamento de Trabajo de la Generalitat de Catalunya (2000)
  • Premio del Ministerio de Industria (2001)

La sociedad civil también ha valorado muy positivamente la iniciativa:

  • Premio “Família d’Acció Social Familiar” del GEC (Grupo de Entidades Catalanas para la Familia) para la promoción del trabajo femenino y los horarios a tiempo parcial que facilitan la Conciliación de la Vida Laboral y Familiar (2002)
  • Premio FIDEM de la Fundación Internacional de la Mujer Emprendedora (2002)
  • Premio ADEE de la Asociación de Mujeres Empresarias y Emprendedoras de Tarragona (2004)
  • Premio FUNDE de la Asociación de Mujeres Empresarias, Directivas y Profesionales de Lleida (2007)

Ahora bien, el mayor premio para Pujol es haber hecho realidad una iniciativa empresarial que desde el primer momento ha generado el rendimiento esperado y, sobre todo, constatar día a día la satisfacción e implicación de las mujeres de Ferrofet, ilusionadas y encantadas con esta oportunidad de realización profesional y de mejora económica en su mismo entorno.