NOTICIA

30 May Pujol participa en la construcción de una bodega subterránea en una antigua cantera

Lo que hoy conocemos como Can Axartell, el siglo pasado era una cantera de donde se extraían cal y arena para fabricar cemento. Para construir la bodega se ha excavado la montaña hasta cuatro plantas bajo tierra, lo que ha hecho que el suministro del prefabricado haya sido especialmente delicado

En esta bodega de Pollença (Mallorca) se producen vinos ecológicos de variedades autóctonas. La finca, propiedad de la familia de la conocida empresa de cosmética Schwarkopf, tiene 200 hectáreas y está situada en medio de la Sierra de la Tramuntana, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Con el fin de conservar el entorno paisajístico, el diseño del edificio exigía que la construcción estuviera integrada en la montaña. Así pues, las condiciones de la construcción de la bodega han sido excepcionales.

Pujol ha fabricado y transportado hasta la isla más de 1.700 m² de prefabricado (vigas, pilares…). Entre todos los elementos, hay uno en particular que le da un rasgo especial a la bodega: las bóvedas de las cúpulas. Éstas han sido construidas con hormigón imitando la vuelta tradicional de piedra de marés, una roca típica de las Islas Baleares compuesta de arena y cemento que era muy utilizada en las antiguas construcciones baleares.

Es todo un reto haber participado en la construcción de esta innovadora bodega, lo que demuestra una vez más las singulares soluciones en hormigón que podemos ofrecer para proyectos arquitectónicos o de edificación.